Ansiedad y Estrés: Enemigos para tu glucosa

Hay muchas causas para la ansiedad; algunas más personales y otras dependen más del entorno. Estos meses han sido difíciles para todos. El encierro, las malas noticias, el cambio de hábitos, aislamiento social, etc… Nuestra rutina definitivamente ha cambiado y no necesariamente para bien.



 

A pesar de que van varios meses en esta situación, es muy probable que aún no te acostumbres a esta nueva normalidad, e incluso que cada día se vaya volviendo más difícil desde un punto de vista psicológico, pero hoy más que nunca son momentos para reflexionar sobre nuestros hábitos y nuestra salud.

 

El estrés y la ansiedad tienen como “síntoma” común una necesidad compulsiva de comida “confort”, este término es algo distinto para cada persona, pero generalmente implica exceso de grasas y azúcares, que le dan unos instantes de felicidad a tu cerebro, pero con su consumo frecuente vamos deteriorando nuestra salud. 

 

Si estos meses no nos han enseñado que la salud es una prioridad y que necesitamos enfocarnos en eso hoy más que nunca, entonces no sabemos que lo hará. Recuerda que la diabetes es un factor de riesgo para muchas enfermedades, incluyendo el COVID-19, por lo que si NO mantienes tu cuerpo en óptimas condiciones, las probabilidades de que desarrolles complicaciones son mucho mayores.

 

Cuida tu alimentación, recuerda la importancia de evitar azúcares, grasas y comidas altamente procesadas; cuida tus pensamientos y si necesitas ayuda no tengas miedo en solicitarla con un profesional; aún en cuarentena procura mantenerte activo, puedes hacer ejercicios en casa, algunos estiramientos o meditación, etc., Es importante estar informado, pero también es bueno evitar la sobre información en tiempos complejos, busca información en fuentes confiables y evita estar todo el día leyendo notas sobre crisis, y otros temas que sólo provocan más ansiedad. Procura llevar un buen registro de tus alimentos, y de tus niveles de glucosa (recuerda que Peaceful te ayuda con eso) para evitar consumir calorías excesivas por ansiedad.  

 

Aún en medio de esta incertidumbre, es importante mantener una rutina. Recuerda que tu día comienza con un buen descanso, procura dormir alrededor de 7 horas cada noche, mantener una dieta balanceada (habla con tu nutriólogo para que adapte tu plan alimenticio a tu actividad física actual), come en los mismos horarios, realizar ejercicio por lo menos 30 minutos 3 veces a la semana y de ser posible meditar, o darte unos minutos de respiración pueden ayudar mucho a controlar la ansiedad. También recuerda mantener buenas relaciones sociales, aunque sea a distancia mediante video llamadas, ver otras caras es muy bueno para la salud mental; estos pilares te ayudarán a mantener tu salud y evitar muchas complicaciones. 

 

Por último, una gran idea es incorporar todos los días un hábito que mejore tu salud, ya sea aumentarle 5 minutos a tu rutina de ejercicio, o a tu tiempo de lectura, dejar los alimentos procesados, meditar o mantenerte en contacto (virtual) con tus amigos y familia.  Y si aún así sientes que necesitas ayuda, no tengas miedo de hablar con algún amigo de confianza, con tu médico o con un psicólogo sobre tu estado actual.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.