¿Pensando en renunciar al cigarro? Te ayudamos con algunos tips



Fumar daña casi todos los órganos y tejidos de tu cuerpo, además de dañar también a los miembros de tu familia o amigos que se encuentran cerca del humo constantemente. Por otro lado, la evidencia nos demuestra que quienes padecen diabetes y fuman, son más propensos a desarrollar complicaciones. 

Tal vez puedes pensar que a tu edad ya es muy tarde para dejar de fumar, pero no es así, tan sólo un año después de dejar de fumar tus probabilidades de enfermedades cardiacas se reducen hasta en un 50% de acuerdo a la Asociación Americana de Diabetes y en 10 años sin fumar, tu cuerpo puede llegar a ser casi como el de una persona que nunca fumó en su vida.

¿Qué ganas cuando dejas de fumar?
·      Recuperas tu sentido de gusto y olfato.
·      Tu tos disminuirá, o se eliminará por completo
·      Respirarás con mayor facilidad
·      Tu ropa, auto y casa dejarán de oler tan fuerte a cigarro
·      Tu riesgo de enfermedades cardiacas se reduce
·      Reduces el riesgo de enfermedades relacionadas para tus seres queridos
·      Tu bolsillo estará feliz de no gastar en vicios

Decídete a dejar de fumar, pero sobre todo comprométete a continuar con el proceso. No es un proceso fácil, pero sin duda si otros lo han logrado, ¡tú también puedes!

1.    Lo primero es pensar seriamente en porque lo quieres dejar, el objetivo debe ser muy claro y la motivación muy fuerte para que te mantengas firme. Razones hay infinitas, pero debe ser una que realmente te convenza a ti. (porque no quieres que les dé cáncer a tus hijos por respirar el humo, porque quieres correr un maratón, porque la cantidad de dinero que gastas al mes en cigarros es demasiado, etc…) piensa en algo realmente fuerte para ti y recuérdalo todos los días. 
2.  Elige un día para dejar de fumar. Es súper importante que elijas una fecha y te adhieras a ella. Nada de que mañana, el próximo mes, después de tal fiesta, cuando baje el estrés del trabajo; la idea es que pongas una fecha exacta y te comprometas a cumplirlo. 
3.  Decide si necesitarás la ayuda de medicamentos o extras para dejar de fumar. Pueden ser chicles, parches, o algún tipo de terapia. Puedes preguntar a tu médico por las alternativas. 
4.    Tira todo lo relacionado con el cigarro: cajetillas, encendedores, cerillos, etc…
5.    Cumple tu fecha, deja de fumar ese día. Haz un trato con tu familia y amigos y cada que te vean fumando o huelas a cigarro deberás pagar una cuota alta o hacer alguna actividad que te desagrade.
Es muy probable que la ansiedad llegue a ti muy rápidamente, por lo que debes de estar preparado con tu plan de contingencia. Cada que te llegue la ansiedad por fumar puedes, masticar un chicle, salir a correr un poco, comer algún snack saludable, ir a alguna terapia de grupo, manejo de ansiedad con yoga y meditación, o considerar pedir ayuda psicológica para que puedas mantenerte tranquilo y enfocado en tu propósito. 

Si llegaras a recaer y probar otro cigarro, no seas tan duro contigo, ni tan débil como para regresar completamente al vicio, acéptalo como lo que fue, una sola probada y seguirás con tu camino para dejar de fumar. El camino puede ser un poco complicado, pero la recompensa es muy satisfactoria. ¡Anímate a dejar el cigarro!

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.