¡El estrés puede ser tan dañino para tu salud como lo que comes!


Nuestro cuerpo tiene una respuesta natural al estrés que corresponde al modo de lucha o huida, ya que en tiempos prehistóricos era una herramienta muy importante para reaccionar apropiadamente al peligro.

Por ejemplo, en una situación de peligro como un asalto, te estresas, y tu cuerpo entra en modo lucha o huida y libera grandes cantidades de glucosa al torrente sanguíneo para que puedas utilizar esta energía de inmediato como emergencia, y por ejemplo correr lo más rápido posible.

A pesar de ser sumamente útil en una situación como la arriba mencionada, ésta prehistórica respuesta puede poner a nuestro organismo en serios problemas, ¿por qué?, bueno, el verdadero problema ocurre cuando en el día a día nos la pasamos estresados, ya sea por situaciones laborales, familiares, o X motivos, que provocan que nuestro cuerpo libere grandes cantidades de glucosa al torrente sanguíneo, glucosa que realmente no estás utilizando, porque no estás en una situación de peligro real donde debas correr por tu vida; ésta liberación de glucosa, provoca que el cuerpo trate de compensarlo con insulina y se vuelve un círculo vicioso que deja a tu cuerpo agotado, confundido y probablemente en algún momento la producción de insulina deje de funcionar adecuadamente.

Por increíble que parezca el estrés influye en tu salud tanto como lo que comes. Así que, si te preguntas porque a pesar de tu dieta y ejercicio siguen tus niveles de glucosa altos, pregúntate si el estrés puede estarte afectando de esta manera. 

Estamos de acuerdo que en ocasiones no podemos evitar el estrés, ya sea por situaciones de trabajo, a veces familiares o personales; pero el punto es reconocer cuando estás estresado, tratar de llevarlo con calma y evaluar si puedes hacer algo al respecto para que no afecte a tu salud.

Si vives en estrés constante por tu trabajo, y está afectando tu salud, busca herramientas que te ayuden a controlarlo, desde ejercicios de respiración, música e incluso darte pequeños tiempos para “desconectarte” de tu trabajo, y en el peor de los casos, buscar cambios en tu trabajo, quizás lleve tiempo, pero a la larga tendrás grandes beneficios para tu salud.  Y, por último, analiza los problemas, muchas veces cuando creemos que estamos muy estresados y con muchos problemas encima, la realidad es que el 90% de los problemas no son nuestros, son de alguien más y estamos cargándolos y preocupándonos como si verdaderamente fueran nuestros. 

Tómalo con calma, encuentra un pasatiempo que te ayuda a liberar el estrés, dale tiempo a tu familia y/o amigos, o encuentra actividades que te hagan verdaderamente feliz. ¡Es tu salud!


No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.