¿Está entre tus propósitos bajar de peso?


Si entre tus propósitos para este año está el reducir tu peso, ¡excelente, muchas felicidades!, es un gran primer paso en la dirección correcta para mejorar tu salud y manejar la diabetes.




No es ningún secreto que una dieta y ejercicio adecuados son claves en el manejo de la diabetes, mejoran tu calidad de vida y evitas las complicaciones que pueden venir como el daño a riñones, ojos, nervios, etc.

Si van varias veces que lo intentas y no has tenido éxito, o si es la primera vez que lo vas a intentar queremos darte unos tips para que logres tu objetivo.

·     Una de las primeras cosas es plantearte ¿porque quieres perder peso? Las respuestas más comunes serían para sentirte mejor, para verte más atractivo, para tener mejor calidad de vida. Pero en realidad debe haber algo más profundo, debemos apelar a ese sentimiento que nos va a hacer respetar nuestros nuevos hábitos. Tal vez no sólo quieras verte mejor, tal vez quieres ese mundo de posibilidades, sentir como te voltean a ver, lo poderoso que te sentirás al correr un maratón, la felicidad de comprar la ropa que te gusta y se te ve bien. O tal vez calidad de vida para ti significa el hecho de poder ver a tus hijos crecer, tu orgullo al verlos graduarse, su cara al enseñarles algún deporte y sentirte admirado por ellos en todos los aspectos. El punto es que una vez que te plantees porque quieres perder peso, profundices de verdad y te quedes con un sentimiento, ese sentimiento que te hará moverte todos los días y decir “no, gracias” a las comidas no saludables para ti.

·     No busques formas de evitar el proceso. Bajar de peso no es como ganarte la lotería, no pasa instantáneamente y por suerte. Debes esforzarte y ser constante para ver los resultados. No te compares con los resultados de nadie y sigue tu camino, verás que al lograrlo te sentirás gratificado y tu cerebro habrá cambiado, valorarás tu trabajo increíblemente; es muy cierto que si algo te cuesta, es mucho más fácil que lo mantengas.

·     Piensa en los resultados positivos a largo plazo, no te conformes sólo con la felicidad del ahora. Es decir, cada que vayas a comerte ese pan, o esa torta piensa en que arruinará el esfuerzo que has hecho hasta el momento y que no contribuye a tu objetivo mayor. Hay que entender que a veces la gratificación puede tardar en llegar, piensa en cómo te sentirás cuando puedas correr con tus hijos en sus actividades sin cansarte, o en cómo te verás al probarte ropa nueva, es un sentimiento muy diferente que el de sentirte feliz cinco minutos sólo por comerte un pan o unos tacos. ¿me explico?, Si, por otro lado, te es muy difícil mantener el control de comerte ese antojito, recuerda que las dietas empiezan en la tienda, es decir, no compres comida que no debas comer y pide a tu familia su apoyo evitando tener este tipo de alimentos en casa y también evitando comerlos en tu presencia. 

·     Un buen consejo es llevar un diario de TODO lo que comiste en el día y como te sentiste; parece mucho trabajo, pero te hará entender como algunos alimentos te inflaman, te restan energía y también ver dónde te estás saliendo de lo debido. Muchas personas dicen que comen saludable y no entienden porque no pierden peso si “siguen la dieta”; seguramente si llevaran un diario se darían cuenta que le robaron un pedacito de pan al hijo, que le dieron una mordida a la comida del compañero de trabajo, que se tomaron su refresco, que ocasionalmente se toman una cerveza al llegar del trabajo y que, en vez de un plato, se sirvieron dos. Les ayudaría mucho a darse cuenta en donde están las pequeñas fallas.

Esperamos que estos consejos te sean de utilidad a ti o a tu familia, de verdad te invitamos a ponerlos en práctica todos; verás que harán una diferencia en como manejas tu propósito de este año. Finalmente, recuerda que la idea no es “ponerte a dieta” por temporadas, sino ir incorporando poco a poco hábitos saludables de alimentación para que no sea un esfuerzo dejar por temporadas ciertos alimentos sólo para estar en la misma situación unos meses después, lo mejor es acercarte a un nutriólogo con experiencia en diabetes y juntos elaborar un plan nutricional que te permita llevar una vida saludable y no sólo una “dieta”. 




No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.