¡Pierde el miedo a la comida saludable!

Hemos hablado sobre la importancia de leer las etiquetas cuando vas al supermercado, de estar muy atentos a las porciones, de cómo identificar el azúcar escondido en tus alimentos, y de porque es importante que lleves una dieta alta en verduras y baja en comida procesada.



Algo muy común que sucede cuando vas al supermercado es que terminas comprando lo mismo de siempre porque no sabes que más puedes comer. Es importante que, si estás pensando en cambiar de hábitos a unos más saludables, tu lista del súper refleje eso. Pero si nunca has cocinado ciertos platillos, o no sabes que puedes comer para mejorar tu salud; lo recomendable es que vayas con un nutriólogo, para que primero evalúe tu estado nutricional y en base a eso armar un plan alimenticio adecuado para ti. Después busca recetas que llamen tu atención, pero que se mantengan dentro de los parámetros que marca tu nutriólogo. 

En la app de Peaceful: Diabetes, puedes encontrar varias recetas para variar un poco la comida de tu semana, o puedes estar al pendiente de nuestras redes sociales en Facebook y Twitter, donde a periódicamente publicamos recetas prácticas y rápidas. 

Hay muchas recetas saludables y llenas de sabor que puedes preparar, el punto es que le pierdas el miedo y la idea de que la comida saludable es lechuga y verduras al vapor. Para una idea general de lo que puedes comer checa la siguiente tabla, te puedes dar idea de vegetales  o ingredientes que te ayuden a variar el sabor de tus alimentos.



Como mencionamos, es una idea general que puede ayudarte a darle mayor variedad a tus recetas, sin embargo, las porciones las debe determinar tu nutriólogo o endocrinólogo de acuerdo a tu estado actual de salud.

La idea es que te asesores con un profesional para que la lista sea en base a tus necesidades específicas. Pero también que varíes tus comidas y te des la oportunidad de probar nuevos sabores. 
Muchas veces en las “dietas” te dan un menú muy específico y evidentemente te aburres de comer lo mismo por 3 semanas, o si te dan porciones y te dejan armar tus platillos a libertad, a veces no se te ocurre nada y tu idea de saludable es lechuga con pollo asado y obviamente también te enfadarás de eso.

Trata de probar nuevas recetas, a veces una simple salsa puede cambiar por completo el sabor de la comida. Las salsas no están prohibidas siempre y cuando las prepares en tu casa, para evitar que estén endulzadas (si, aunque no lo creas muchas veces contienen azúcar para balancear su sabor) pero tú mismo puedes preparar una en casa, ¿que tal un pollo en salsa verde, o un pescado adobado? Cambia completamente el sabor, no parece castigo y no estás aportando calorías vacías a tus comidas. Sólo recuerda no freír tus salsas y que, por supuesto no incluyan bebidas alcohólicas, ya sea cerveza o vino de mesa, que es común al preparar algunas recetas. Para tus ensaladas puedes preparar aderezos caseros que sean con poco aceite de oliva y vinagre, pero agregarle muchas especias como romero, tomillo, semillas de cilantro, etc., o si te gustan más cremosos en vez de mayonesa o crema puedes hacerlos con base de aguacate. Mezcla, agrega frutas, especias, semillas, lo que se te ocurra, la idea es experimentar y que te des cuenta que la comida saludable puede ser absolutamente deliciosa.

Incluso el postre, no tienes porqué sacrificar el sabor dulce, puedes preparar unas deliciosas paletas de frutos rojos o brownies sin harina endulzados con plátano maduro, estas recetas que encuentras en nuestras redes sociales y otras más disponibles en nuestra app Peaceful: Diabetes, te permiten darte un gusto sin dañar tu salud. 

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.