Y tu…¿Tienes una excusa?



Estamos tan acostumbrados a quejarnos de todo, a echarle la culpa a alguien o algo más, a no querer salir de nuestra zona de confort ni un poco, a no querer renunciar a nada, etc., de la misma manera, buscamos algo que resuelva nuestros problemas sin que debamos esforzarnos; por eso que los productos milagro se han vuelto tan populares en los últimos años, esos que te prometen bajar de peso en 15 días y sin esfuerzo, o los aparatos de ejercicio en casa que prometen el cuerpo de tus sueños con 5 minutos al día, pero esto no queda únicamente en las cuestiones estéticas; en cuestiones médicas buscamos esa pastilla que acabe con nuestra enfermedad sin pensar en el origen de la misma, tomamos el medicamento para aliviar el síntoma pero no modificamos las conductas o estilo de vida que nos llevaron a estar enfermos inicialmente. 

Un cambio en tu estilo de vida es realmente lo único que puede ayudarte a profundidad, y para eso necesitas primero un cambio en tu mentalidad; trata de no ver todo como castigo, como “dietético”, como “comida de enfermos”, o cualquier asociación negativa que le tengas. Comienza dejando de enfocarte en lo que ya no puedes hacer o comer. Este es el primer error, una actitud negativa ante los cambios que necesitas llevar a cabo sólo dejan tu mente programada para ver el cambio como un castigo. 

Trata de enfocarte en lo positivo, como lo bien que te vas a sentir, como va a mejorar tu salud, la tranquilidad que le darás a tu familia y seres queridos al ya no preocuparlos por tu estado de salud, sentirás energía, cuánto dinero te puedes ahorrar, ya no te perderás eventos familiares de nuevo y ¿por qué no? lo positivo que puedes contagiarle a familiares y amigos en la misma situación. Además, estarás dándole un gran ejemplo a tus hijos o nietos, no hay mejor herencia que la educación y la salud, ¡haz que se sientan orgullosos de ti!

Un lugar importante por dónde empezar, es analizar profundamente cuáles son tus EXCUSAS para no cambiar de hábitos. Sientes que… 

·     ¿No tienes tiempo? – Organiza mejor tu semana y trata de hacer preparaciones de comida por adelantado. Las puedes congelar en porciones y de esta manera comer saludable toda la semana, aplica para las comidas, snacks, etc., si de plano un día a la semana se te hace mucho, puedes preparar grandes cantidades un fin de semana y guardar para varias semanas, depende de cada persona y de cómo te acomodes mejor. Además, puedes hacer tus compras con tiempo, prepara tu lista del supermercado para que no olvides nada y ¡listo!

·     ¿Sientes que ya estas viejo para cambiar? - No lo creo, nunca es tarde para cambiar y nuestros hábitos son fundamentales para nuestra salud, ¿no quieres ver crecer a tus hijos, nietos?, ¿quieres vivir preocupando a tu familia?, ¿quieres que ellos pasen por lo mismo? Espero que encuentres la motivación necesaria para cambiar y estés feliz de hacerlo. Hay muchos buenos ejemplos de personas que a cualquier edad hacen cambios en su vida para bien y viven más plenos y felices que nunca.

·     ¿Crees que todos los que decimos estas cosas estamos locos? – No sé si es una cuestión de desconfianza hacia los profesionales de salud, o algo más, pero más allá de creer o no en una sola persona, hay una gran cantidad de artículos científicos que puedes leer para asegurarte que es información actualizada y verdadera, que puede ayudarte a mejorar tu vida.

·     ¿Qué estás cansado todo el tiempo?... ¿Has pensado que tal vez estás cansado todo el tiempo por tus mismos hábitos? Prueba un cambio en tu alimentación, comer saludable puede hacer la diferencia para que te sientas todo el día lleno de energía y buen humor.

·     Eres de los que dice:” De algo me he de morir”. Claro, a todos nos va a llegar el día, pero piensa como quieres pasar y vivir tu vida. La diabetes sin los cuidados necesarios puede llevar a muchas complicaciones con tus ojos, riñones, piel y en general en todo el cuerpo. Las consecuencias de no cuidarse son graves, puedes perder la vista, tener diálisis constantes y llegar a amputaciones de tus extremidades; y aunque sientas que no importa si te pasa algo de eso, créeme que a tu familia y seres queridos SI, y el sufrimiento y la carga física y emocional será principalmente para ellos, no sólo afectas tu calidad de vida, afectas la de tus seres queridos. Además, considera la carga económica de un tratamiento que debas tomar toda tu vida. 



¿Cuál es tu EXCUSA?, todos podemos encontrar un pequeño espacio en nuestra vida para mejorar nuestra salud. ¡Anímate! E infórmate con tu personal de salud de los cambios que puedes hacer para mejorar tus hábitos y con eso tu salud. 

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.