¿Y la Diabetes Tipo 1?



En general podemos hablar de 3 tipos de diabetes, la diabetes 2 que se caracteriza por la resistencia a la insulina y puede presentarse a cualquier edad, la diabetes gestacional que se presenta en el embarazo y es causada en parte por las hormonas propias de la etapa y la diabetes tipo 1, que se detecta principalmente en niños y adolescentes, de ahí que algunas veces le llamaran diabetes juvenil. Las personas que la padecen dejan de producir insulina, ya que su sistema inmune ataca y destruye a las células beta, que son las células del páncreas que producen insulina; estas personas necesitan tomar insulina todos los días.

La diabetes tipo 1 puedes aparecer de manera gradual o repentina y tiene un componente genético fuerte, por lo que si algún familiar tiene diabetes es probable que otro en la misma familia llegue a padecerla. A diferencia de la mayoría de las personas que padecen diabetes tipo 2, las personas con diabetes tipo 1 no pueden hacer nada para prevenirlo.

En general los cuidados y recomendaciones son muy parecidos para todos los tipos de diabetes, pero el tratamiento médico puede variar. Algunos consejos para llevar una vida más tranquila y sin complicaciones respecto a la diabetes tipo 1 son:

Monitorea constantemente tus niveles de glucosa en sangre.

Administra la insulina según las recomendaciones de tu médico especialista. Tu médico puede indicarte y ayudarte a calcular la dosis de insulina que debes de tomar, según los alimentos del día, o la medición en sangre que acabes de llevar a cabo.

Si te inyectas insulina, cambia regularmente las zonas donde la administras para evitar lesiones.

Lleva una dieta saludable, rica en alimentos de bajo índice glucémico como vegetales y porciones saludables de proteína de buena calidad, así como mantener controlado el consumo de azúcares y almidón.

Practica ejercicio con regularidad para mantener un peso saludable y evitar complicaciones de la diabetes como enfermedades cardiovasculares.

Sé muy cuidadoso en periodos de enfermedad como fiebre o infecciones, ya que afectan los niveles de glucosa y seguramente debes de ajustar la cantidad de insulina.

Siempre consulta con tu médico antes de tomar cualquier medicamento. Si te sientes enfermo, como un resfriado, o del estómago, consulta con tu especialista, ya que además de tener la posibilidad de afectar tus niveles de glucosa, algunos medicamentos pueden dañar órganos como los riñones.

Por último, ten en cuenta que la administración de la insulina es vital, pero también muy delicada, ya que, si no hay un equilibrio sano entre tu alimentación, ejercicio y cantidad de insulina, puedes caer en hipoglucemia, una condición muy peligrosa para tu salud.

Habla con tu médico y armen el plan integral más adecuado para ti o tu hijo, de manera que puedan tener un control de la diabetes tipo 1 y vivir una vida saludable y tranquila. 

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.