Tengo una herida...¿Ahora qué?

Debido a la pérdida de sensibilidad que se desarrolla por la diabetes, es probable que en algún momento desarrolles una herida. Si éste es tu caso, es importante que la atiendas de inmediato y estés muy al pendiente de todos tus síntomas. Recuerda que tu manera de sanar ya no es de la misma manera que antes, por lo que, si no cuidas de manera adecuada tu herida puedes desarrollar una infección muy complicada, y caes en la probabilidad de terminar en una amputación.



Pero con los cuidados y atención necesaria es posible una curación completa en el 90% de los casos. Aquí resaltamos 7 puntos importantes para que pongas en práctica en cuanto te des cuenta que tienes una herida. 

  1. Haz cita con tu especialista. Él o ella determinará el mejor tratamiento para ti, recuerda entre más rápido te atiendas, mejores probabilidades tienes de que tu herida cierre. Lo ideal es que tomen foto y midan tu herida semanalmente, ya que si en las primeras 4 semanas no se ve una reducción del 50% es probable que el tratamiento no sea el adecuado y deban cambiarlo.
  2.  Mantén una buena higiene. Es muy importante que limpies adecuadamente el área de la herida; el hecho de que te duela, no quiere decir que no debes tocarla para limpiarla, ya que es necesario que todos los días se elimine el tejido muerto con la finalidad de no desarrollar una infección y que puedas cicatrizar de la mejor manera posible. Pregunta a tu especialista la manera correcta de hacerlo.
  3. Sé constante con tu receta. Sigue las instrucciones que te hayan dado para la toma de tus medicamentos y la aplicación de geles o apósitos indicados para tu tipo de herida. Sé estricto con tus horarios, si eres muy olvidadizo, pon una alarma en tu celular que te recuerde lo que debes tomar y si es posible anota las instrucciones de tu médico para que no se te pase ningún detalle.
  4. No le dejes todo el trabajo a los medicamentos. El que salgas victorioso de tu herida no solamente depende de los tratamientos locales o medicamentos que te indiquen, en gran medida también depende de tu estilo de vida. Mantén una alimentación sana y adecuada para tu condición, mide tu glucosa con frecuencia para saber si vas por buen camino, si la condición de tu herida te lo permite haz actividad física regular y si fumas, deja el cigarro inmediata y definitivamente.
  5. Checa tu exudado. Exu..¿que?. El exudado es el líquido que se fuga de tu herida, es necesario para que la herida sane, ya que el ambiente húmedo favorece una correcta cicatrización y al mismo tiempo el exudado es también un indicador del estado de tu herida. Revisa todos los días tu herida, busca cambios de color, olor, consistencia y cantidad del mismo. Lo normal es que sea claro, ligeramente viscoso y sin olor. Si notas que está especialmente viscoso, amarillo, verde, café o con un olor extraño, acude a tu médico, ya que probablemente hayas desarrollado una infección.
  6. Temperatura local: Es importante que estés al pendiente de diferencias de temperatura en la zona alrededor de tu herida, normalmente, una infección en la herida causará que aumente la temperatura de la misma, si notas esto, es importante acudir a un especialista. 
  7.  Síntomas extras. Tu mejor que nadie conoces tu cuerpo y sabes cómo te sientes, si notas un dolor inusual, fiebre, enrojecimiento del área, inflamación, pus, etc… llama a tu especialista para que evalúe tu caso. 

El tiempo en que cicatrices depende de muchos factores, pero evidentemente tus posibilidades de sanar rápido son más altas si llevas un estilo de vida saludable, monitoreas tu glucosa, atiendes rápido tu herida y pones en práctica las instrucciones de tus especialistas (médico, endocrinólogo, enfermera, podólogo especializado, etc…).

Un último consejo, cerca del 50% de los pacientes vuelven a sufrir una úlcera en un periodo de 2 años, por lo que es sumamente importante que hagas cambios permanentes para que tu estilo de vida sea lo más saludable posible. En el blog puedes encontrar muchos artículos con consejos para tu vida diaria y recetas saludables.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.