Como cuidar tus pies en invierno

Durante estos meses más fríos la piel se reseca, somos un poco más descuidados con la alimentación y tomamos menos agua que en el verano, es por eso que es necesario tener algunos cuidados extra con tus pies para que elimines el riesgo de que la piel se agriete y termines con una herida severa.




  • Debido a la sensibilidad que pierden tus pies, así como no sientes el frío excesivo, tampoco sientes el calor excesivo, ten mucho cuidado de no colocar tus pies cerca de aparatos que calienten o fogatas (incluyendo cobijas eléctricas y calentadores de gas), ya que podrían provocar quemaduras graves a tus pies sin que tú te des cuenta.
  • Debes mantener tus pies calientitos para evitar que se resequen aún más. Tus zapatos y calcetines deben ser adecuados para la temporada, que te cubran bien, pero que no tengan marcas o costuras que puedan lastimar tu pie y de preferencia que sean de materiales naturales para que el área respire y promueva una buena circulación. También puedes cuidarlos aplicando crema humectante, solo evita el área entre los dedos. Puedes preguntar a tu especialista alguna crema que te recomiende, en general las que contienen urea son una buena opción para ti.
  • Una excelente opción es comprar un humidificador para tu cuarto o casa. Puedes prenderlo sobre todo en las noches para evitar que se reseque de más tu piel, además, muchos humidificadores funcionan también como difusores por lo que puedes aprovechar para poner unas gotas de tu aceite esencial favorito para relajarte y descansar.
  • Debes inspeccionar tus pies TODOS los días. Busca cualquier grieta, herida, callo, mancha, así como cambios de olor o color, etc., todo lo que no sea normal para tus pies. Revisa bien todo: entre tus dedos, la planta, talón, TODO, si no alcanzas a ver puedes pedir ayuda a algún familiar o amigo, o colocar un espejo debajo que te ayude examinar los lugares difíciles. También al revisar tus pies, revisa tus uñas, debes cortarlas regularmente para evitar bacterias e infecciones. Ten mucho cuidado de no dejar bordes que puedan desencadenar en una herida.


En cuanto notes algún cambio en tus pies visita a tu especialista para determinar el tratamiento adecuado para ti.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.